Hoy os proponemos una entrada de lectura con rico trasfondo sobre Warhammer 40000.

En este caso viene desde Profanus 40k, que lo publico ya hace un tiempo pero que me parece muy interesante para mis queridos lectores amantes de Warhammer 40000 para estar bien informados sobre este extenso y rico universo.

Os dejo una parte de este trasfondo e historia y abajo tenéis el enlace para seguir leyendo el resto del mismo. Merece la pena pasar unos buenos minutos leyendo esto. Muy interesante.

“Fidus Kryptman”, dijo el inquisidor ante el identificador de voz. “3.32.34. Ordo Xenos.”
Las lámparas de seguridad del pasillo cambiaron a un tono ámbar intenso.
“Kryptman”, contestó la liviana voz de motor lógico. “Inquisidor. Acreditación: Tetra-Denticus. Acceso permitido.”
La puerta de seguridad de adamantium de la mazmorra de vivisección se arrastró pesadamente hacia un lado. El joven Kryptman esperó. Tras quitarse las gafas, el Inquisidor empezó a limpiar las lentes infrarrojas con el borde de su capa con capucha. “Usted primero, Archigenetista” se ofreció Kryptman. “Después de todo, este es su mundo.”
Tras él, portando ricas túnicas carmesíes, se encontraba el señor del mundo forja Opus Ersaticus, el Archigenetista Zillicus Vandrasarc, también célebre creador de órganos, que tenía desde hacía mucho relaciones de trabajo con los sagrados ordos, así como con el Adeptus Astartes. El cuero cabelludo del genetista estaba enmarañado y su amargado rostro era viejo y estaba cubierto de marcas. Kryptman divisó los rostros de unos querubines cubiertos de marcas por entre las capas de los ropajes de Vandrasarc. Eran estos homúnculos, creados a partir de la propia carne del propio archigenetista, lo que mantenía a Vandrasarc con vida, asumiendo algunos de sus cánceres y procesos degenerativos propios de su extremadamente avanzada edad. Cada uno de aquellos pares de ojos se posaron en el Inquisidor; Kryptman no podría ni imaginar lo que el venerable sacerdote podría llegar a hacerle a sus los oídos, cejas y hasta a sus gafas.
“Y, claro, esta es tu fábrica, magos”, Kryptman percibió como una tecnosacerdotisa seguía al archigenetista al vivisectorum. La magos Lisbex Orm era el contacto del ordo de Kryptman en el mundo forja. Orm era una magos xenobióloga de gran habilidad y poseía un valor incalculable para las investigaciones más recientes de Kryptman. De la parte posterior de su cráneo mejorado pendían mecadendritas que oscilaban como serpientes protectoras.
“Hablando de una petición tan peculiar Inquisidor”, comentó Vandrasarc con un coro de voces, desde las varias bocas que adornaban su cuerpo desgarbado. “Normalmente no solemos permitir las vivisecciones de especímenes xenos aquí, en Opus Ersaticus. ¡Es imprudente! Creo que no estará contento hasta que estemos todos infectados.”
“Este es un complejo de máxima seguridad, y el sujeto ha sido transportado en perfecto estasis. La magos Orm ha tomado todas las precauciones posibles, se lo aseguro.”

AQUI para seguir leyendo el artículo

Deja un comentario

VPS Servidores virtuales
Ir a la barra de herramientas